Consejos para volver a la oficina sin estrés tras las vacaciones

Consejos para volver a la oficina sin estrés tras las vacaciones

Consejos para volver a la oficina sin estrés tras las vacaciones

Tras disfrutar de unas merecidas vacaciones de verano toca volver al trabajo. Sin embargo, volver a la oficina después del parón estival nunca es fácil incluso para las personas a las que les apasiona su trabajo. Solemos pensar que durante las vacaciones renovamos las energías para reincorporarnos después al trabajo más descansados o el doble de motivados pero lo cierto es que a muchas personas les embarga la nostalgia al recordar los buenos momentos vividos en los días de fiesta. En Zemsania Global Group no podemos ayudarte a detener el tiempo para disfrutar de unas vacaciones infinitas ni evitar que sientas sensación de añoranza, pero sí podemos darte algunos consejos para volver a la oficina sin estrés tras las vacaciones. En Zemsania Global Group estamos convencidos de los numerosos beneficios de la Empresa Saludable. A continuación, te damos los trucos para que tu reincorporación después de las vacaciones sea algo más llevadera.

Probablemente, hasta hace nada, te has acostado tarde, te has levantado sin prisas y no has parado de divertirte y relajarte lejos de todos tus compromisos y obligaciones. Si tus vacaciones están llegando a su fin y te aterra someterte de nuevo a la tiranía del despertador y volver a la rutina profesional, sigue estas pautas y regresarás a la oficina menos estresado de lo que habías pensado. Para empezar, te proponemos algunas cosas que podrías hacer antes de volver:

Consejos para volver a la oficina sin estrés tras las vacaciones

Descansar de las vacaciones

  • Planificar un día de relax para descansar de las vacaciones. Parece una paradoja pero algunas personas llevan una actividad tan frenética durante las vacaciones que deberían relajarse un poco antes de regresar a su trabajo. Por ejemplo, si acabas de volver de un viaje intenta no ir a la oficina al día siguiente. Guárdate un día de vacaciones para poner todo en orden. Podrás regresar a la rutina poco a poco y sin prisas. Te sentará bien tener algo de tiempo para mentalizarte e incluso ¡para deshacer tus maletas!
  • Recuperar el ritmo habitual de sueño antes de acabar las vacaciones. Trata de retomar tus hábitos de sueño y duerme las horas que tu cuerpo necesita antes de volver a madrugar para ir a la oficina. De este modo, escuchar el sonido del despertador no será tan traumático ni creerás estar viviendo una pesadilla. Acuéstate temprano y desayuna bien, ¡tendrás mucho ganado!
  • Volver al trabajo a media semana. Si puedes, intenta no reincorporarte un lunes para que la semana de trabajo no se te haga tan larga después de las vacaciones. Vuelve a la oficina un martes o un miércoles, ¡te sentará muy bien!

El tiempo pasa de forma inexorable y tu vuelta al trabajo es inminente. Una vez que ya has regresado a la oficina podrías intentar también:

Organización, la clave

  • Llegar al trabajo temprano. Si llegas a la oficina antes que tus compañeros podrás revisar la agenda y tus correos, así como preparar las tareas que tienes por delante sin interrupciones. En cuanto te vean los compañeros ¡querrán ponerse al día contigo!
  • Ordenar tu espacio de trabajo. Si no pudiste hacerlo antes de marcharte de vacaciones, saca tiempo para poner tus cosas en orden. Te ayudará a trabajar mejor.
  • Organizar las tareas pendientes. Es recomendable priorizar las tareas antes de marchar de vacaciones, pero si no pudiste hacerlo está bien elaborar ahora una lista de cosas que tienes por hacer.
  • Reunirte con tu backup. Es importante comentar todo lo que ha ocurrido en tu ausencia para no llevarte sorpresas.
  • Concentrarte en realizar una tarea. Intentar hacer mil cosas a la vez no suele salir bien. Serás más eficiente concentrando tus esfuerzos en la tarea más importante. ¡Ya irás cogiendo ritmo!
  • Evitar distracciones. En el trabajo, desconecta de tus redes sociales y concéntrate para trabajar mejor. Si puedes, apaga tu teléfono móvil.
  • Cumplir tu horario laboral. Procura cumplir con tu jornada evitando realizar horas extraordinarias para adaptarte al ritmo de trabajo sin estrés.
  • Sacar tiempo para divertirte. Evidentemente, volver al trabajo no significa que ya no puedas disfrutar de la vida. Intenta hacer cosas que te gusten fuera de la oficina aunque no tengas el mismo tiempo libre que tenías durante las vacaciones.

Parece que no ha sido tan duro, ¿no? Regresar al trabajo después de las vacaciones requiere un tiempo de adaptación pero la fase de duelo se supera. Una vez superado ese primer día, el segundo podría parecerte aún más duro porque supone la vuelta a la realidad, pero intenta relajarte un poco y mantener la calma. Si sigues estos consejos, mantendrás durante mucho tiempo los beneficios de las vacaciones y volverás a la rutina laboral antes de darte cuenta. Al fin y al cabo, agotar las vacaciones no es el fin del mundo y si te gusta tu trabajo enseguida te sentirás bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies